Graviola: la cura natural del cáncer

La graviola, conocido como el anticancerígeno natural, puede ser muy superior a la quimioterapia en la lucha contra el cáncer, sin tener ningún efecto secundario.

Graviola: la cura natural del cáncer

Utilizada comúnmente para la elaboración de postres, licores y bebidas refrescantes, parece ser, según pruebas realizadas in vitro, que la graviola tiene un poder anticancerígeno, que podría ser equiparable e incluso superior a los tratamientos de quimioterapia, pero sin los devastadores efectos secundarios de estos.

¿Quién eres y de dónde vienes?

La graviola o guanábana es la fruta de un árbol originario de América Tropical. De aspecto similar a la chirimoya, su cáscara, cubierta de espinas, es de color verde oscuro, y su pulpa, generalmente blanca, es muy jugosa y carnosa, con un sabor ácido.

¿Es un nuevo descubrimiento?

La respuesta es no. La graviola se ha utilizado en la medicina natural desde hace mucho tiempo. En los Andes peruanos se tomaba en forma de té contra el catarro; en el Amazonas peruano, sus raíces y hojas se consumían por sus efectos sedantes y antiespasmódicos, así como para la diabetes; y en el brasileño, para problemas de hígado. En otras regiones se mezclaba su aceite con el de oliva para el reumatismo y la artritis, o el jugo de su fruta para la fiebre, los parásitos y la diarrea.

La graviola es un fruto que podría ser el mejor remedio, y además natural, en la lucha contra el cáncer.

Flickr

Posee también propiedades diuréticas, digestivas y antibacterianas, y se recomienda contra los cólicos, gripe, insomnio, estrés, palpitaciones, úlceras internas, dolencias de riñones e hipertensión.

Sin embargo, y como decíamos antes, el principal beneficio de la graviola es su poder anticancerígeno; diversos estudios parecen haber demostrado su eficacia para algunos tipos de cáncer (pulmonares, prostáticos y de mama, recto, vejiga, esófago y colon).

Cuenta con el añadido de que no produce los efectos secundarios de la quimioterapia, como la pérdida de cabello y de peso o el deterioro del sistema inmunitario. A diferencia de esta, la graviola ataca únicamente las células cancerígenas y deja indemnes a las sanas.

¿Cómo lo consigue?

El motivo reside en que en sus hojas está presente la acetogenina, una sustancia quimiotóxica natural, diez mil veces más potente que la artificial y tóxica que se usa hoy en día, la cual, revelado mediante un experimento, que induce la muerte de las células cancerígenas inhibiendo el metabolismo celular.

No posee efectos secundarios adversos sobre la salud, no obstante, las personas con baja presión sanguínea deben evitarla, debido a su efecto hipotensor y cardiodepresor.

La graviola es un producto natural que podría contar con una eficacia muy superior a la quimioterapia en la lucha contra el cáncer.

Flickr

Conclusiones

El estudio analizado, publicado en 2012, se centró en el cáncer de páncreas y se llevó a cabo mediante modelos experimentales in vitro por lo que no se experimentó directamente en humanos. Es por ello, que las evidencias no son concluyentes sobre el efecto anticancerígeno de la Graviola.

Conoce más sobre éste producto natural. ¡Haz click en él!

La graviola, el anticancerígeno natural, podría tener un efecto positivo 10.000 veces mayor que la quimioterapia.

Share this post

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
css.php